Ocurrió en Japón. Bebé evitó la muerte y sorprendió al mundo. Actualmente pesa tres kilogramos. 

Después de pasar cinco meses en una incubadora, sometido a todo tipo de exámenes y con cuidados extremos, un bebé que había nacido con un peso ínfimo se recuperó y ya fue dado de alta, con más de tres kilogramos. Se convirtió así en el nene con menor peso en llegar al mundo y esquivar la muerte.

Cuando iban 22 semanas de gestación, un problema de crecimiento obligó a realizar una intervención de urgencia en el hospital de la Universidad de Keio, en Japón . El nene pesaba solamente 268 gramos. Las posibilidad de que siguiera con vida eran mínimas, pero los médicos hicieron todo lo que estaba a su alcance para que el pibito saliera adelante y luego de varios meses, lo lograron.

"Cuando nació era tan pequeño que entraba en la mano de un adulto", comentaron los médicos, que agregaron que "la tasa de supervivencia de los nacidos por debajo de los 300 gramos es muy baja, sobre todo cuando se trata de varones".

Compartir

Comentarios