ACTUALIDAD  3 de diciembre de 2018

Bombero le salvó la vida y se convirtió en su padrino

LA HISTORIA DE UN HÉROE

Ocurrió en Berriso. Una amistad más fuerte que la tragedia. Patricio vivió el momento más trágico de su vida hace 7 años, en un incendio en donde murieron su madre y su hermana. 

Cuando tenía siete años, precisamente el 14 de mayo de 2011, Patricio vivió el momento más trágico en su vida: su madre y su hermana fallecieron en un incendio. Él también estuvo al borde de la muerte, pero su ángel guardián lo rescató y, desde entonces, no se separaron más.

Ese día lo marcó para siempre y lo acercó a lo que hoy considera unos héroes: los bomberos. El cuerpo de voluntarios de Berisso

fue el encargado de salvarle la vida en ese siniestro ocurrido en una casilla de madera y chapas que estaba en las calles 8 y 157, de esa ciudad.

La relación entre Patricio y Roberto Scafati, quien lo rescató alzándolo en sus brazos entre las llamas que iban consumiendo todo, creció a tal punto que el joven lo eligió como padrino de su ceremonia religiosa de Confirmación. También escogió como madrina a otra persona que considera sumamente valiosa en su vida: su maestra de clases de equinoterapia, Marta Centurión.

El joven nació con Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), por lo que tiene autismo, además de sufrir dificultades para caminar por padecer Pie Bot, una malformación que se caracteriza por el aumento del arco del pie, y algunos inconvenientes en el aprendizaje, pero eso no le impide destacarse en la escuela, ya que es uno de los mejores alumnos.

"Siente una admiración profunda hacia los bomberos, porque les reconoce haberle salvado la vida. Y más todavía con Roberto, que además de ser quien lo puso a salvo del incendio, le regaló el casco y una remera de bomberos", dijo la abuela de Patricio, Mónica Cabello. Cuando ocurrió el siniestro la madre de Patricio, Silvina Toledo, tenía 32 años y su hermana, Jazmín Bruno, siete.

Emoción

"Fue una alegría enorme. Un honor para mí y para la institución a la que formo parte. Cuando me lo hicieron saber fue toda una sorpresa. No sabía por qué me estaban eligiendo entre el grupo de bomberos que participó del rescate en ese incendio", aseguró Scafati sobre la posibilidad de ser el padrino de Patricio, y agregó: "Obviamente que acepté enseguida y fue algo muy especial porque Patricio dijo que le salvé la vida. Después de la desgracia familiar que sufrió, se interesó mucho por la actividad de los bomberos, por lo que le regalé un casco y una remera. Así empezó una linda amistad con él y reconforta que se mantenga pese a los años transcurridos".

Sobre esta relación tan especial, la abuela del joven agregó: "Cada vez que en el destacamento suena la sirena en señal de que saldrá una dotación en una autobomba para cubrir una emergencia, Patricio enseguida agarra el casco que le regaló el oficial Scafati, sale a la calle y saluda a los bomberos que parten para cumplir con su tarea. Es como que les hace una reverencia militar".

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios