ACTUALIDAD  20 de noviembre de 2018

Para los jóvenes que entraron en quinta de Macri fue un chiste

Así definieron su ingreso a la propiedad Los Abrojos que el presidente posee en la localidad bonaerense de Los Polvorines.

Los cuatro jóvenes que intentaron ingresar a la quinta Los Abrojos , propiedad del presidente Mauricio Macri , fueron liberados, y en su declaración coincidieron que se trató de "un chiste". La Justicia secuestró los celulares de los chicos, quienes quedaron acusados de los delitos de violación de domicilio, amenazas y desobediencia a la autoridad.

Mateo Passerieu, Federica Albisu, Juana Ávalos, y Federica López Brown -de entre 21 y 22 años- recuperaron su libertad en la noche del domingo, tras intentar ingresar en la quinta Los Abrojos , ubicada en la localidad bonaerense de Los Polvorines. Según fuentes judiciales, los chicos viajaban a bordo de un VW Gol color negro, con el cual quisieran pasar a la propiedad, y al tomar contacto con un guardia, Ávalos le dijo que era sobrina de Macri.

En la indagatoria ante el juez Juan Manuel Culotta -a cargo del tribunal en lo Criminal y Correcional Federal de Tres de Febrero-, los jóvenes, amigos y vecinos de Villa de Mayo, una de las zonas más caras del norte del conurbano, señalaron que se trató de una "broma". Además, no negaron que gritaron "Macri gato, te vamos a matar", tal como figura en la causa.

Al salir de la quinta, se fueron a un local de McDonalds -sobre la ruta 8- sin darse cuenta que la custodia los estaba siguiendo. En el comercio de comidas rápidas, la custodia de civil de la Policía Federal los encontró, pidieron refuerzos y los detuvieron, por lo que fueron trasladados a la Delegación San Martín de la Policía Federal.

Según trascendió, al momento de cometer el ilícito las chicas volvían de una fiesta en el quincho del club CUBA, en el que todas juegan o jugaron al hockey en algún momento, en Villa de Mayo, partido de Malvinas Argentinas.

Desde el auto, los jóvenes deportistas sacaron fotos y videos del patio delantero de la quinta hasta que fueron detectados por los agentes de seguridad de la propiedad. Las imágenes quedaron bajo investigación de la Justicia y no fueron difundidas.

Tras la detención de los jóvenes , el auto fue revisado y las viviendas de los cuatro detenidos -viven con sus padres- fueron allanadas. Las fuerzas de seguridad se llevaron computadoras y a los jóvenes se les secuestraron sus celulares, que este martes serán peritados.

Los cuatro recuperaron su libertad tras los allanamientos a sus viviendas por orden de magistrado. En los domicilios no se encontraron armas y nada que los vincule con una organización delictiva, versión que circuló en un primer momento.

De todas maneras quedaron acusados de los delitos de violación de domicilio, amenazas y desobediencia a la autoridad.

El juez Culotta tendrá 10 días para resolver si los procesa, los sobresee o les dicta una falta de mérito.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios