ACTUALIDAD  11 de junio de 2018

La crisis muestra una de sus caras más tristes: la vuelta del trueque

El intercambio de mercaderías, que tuvo su auge en el 2001, es uno de los métodos que encuentran los más humildes que no tienen trabajo ni dinero. Crónica estuvo en Lanús. Conmovedores testimonios.

Aunque su origen fue algunos años antes de 2001, el trueque tuvo su auge en nuestro país a mediados de ese convulsionado año. Producto de la crisis, alrededor de 250.000 familias se reunieron en escuelas, plazas, clubes y hasta domicilios particulares para intercambiar bienes y productos. "Te ofrezco esto a cambio de esto...", un fórmula que aunque arcaica sirvió como paliativo para afrontar la dura situación.

Diecisiete años después y con un panorama social similar en muchos aspectos al de entonces, en Lanús Oeste, localidad densamente poblada del conurbano bonaerense nacieron hace dos meses dos ferias que reúnen una vez por semana a casi 3.000 vecinos que llevan lo que tienen, para volver a sus hogares con algo que les sirva y que les permita - aunque sea de manera transitoria- superar un problema económico.

Frente a la estación y en la misma zona en la que tienen su parada decenas de líneas de colectivos se encuentran las dos ferias: Poke Bola y Canje y Trueque. Están ubicadas en Irigoyen entre 25 de Mayo y Piñeiro y existen muy pocas diferencias entre una y otra.

"Ustedes nos sabrán perdonar pero no queremos identificarnos porque sabemos que lo que hacemos molesta a alguna autoridad. De todas maneras quienes se enojan deben tener en claro que acá sólo van a ver gente de trabajo. Ambas ferias funcionan sólo los sábados a partir de las 14.30 y nunca estamos más allá de las 18", comenta un señor que tiene su espacio en Poke Bola. Tanto en uno como en otro espacio la gente lleva calzados, ropa, juguetes o cualquier otro elemento personal que a veces canjea hasta por medicamentos.

"Tal vez la diferencia entre un lugar y otro es que en Canje y Trueque uno puede cambiar sus productos por Internet. Después las dos están unidas por la necesidad de hacerle frente a la crisis", comentó una señora mayor que se acercó con una canasta de empanadas y otra de pastelitos. "A mí esto me sirve y mucho. Lo que yo produzco lo canjeo por algo que me hace falta", agregó. Por el lugar se puede ver gente de todas las edades. Desde muy jóvenes, hasta abuelas que ofrecen sus pañoletas o bufandas tejidas. Embarazadas o flamantes mamás buscan ropa de bebé.

Precisamente, una mujer que vive del otro lado de la estación Lanús señaló: "Tengo cinco chicos y me acerco para cambiar ropita que me quedó, por talles diferentes. Ya nos conocemos con otras mamás y entre todas nos ayudamos. En esto hay mucho de confianza y fundamentalmente de solidaridad", dijo.

También se pudo ver a un adolescente con una bolsa de juguetes: "Son de mis tres hermanos. Están como nuevos y llegué viendo la posibilidad de conseguir ropa de abrigo. Estuve la semana pasado y algo encontré. En su mayoría vienen vecinos de la zona pero de apoco se acercan de otros lados. Además la gente tiene muy buena onda", comentó.

Para destacar, el comportamiento de quienes participan de ambas ferias. Gente humilde que busca sobrevivir en medio de la crisis.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios